Vinyasa se trata de fluir. Este tipo de Yoga es riguroso físicamente, integral (cuerpo, mente y espíritu) relajante y revitalizante al mismo tiempo. Sin embargo está indicado para todos los niveles. Tras una meditación inicial sigue un calentamiento general que precede posturas milenarias las cuales fluyen una con la otra mediante la respiración.

Vinyasa es un estilo de yoga muy activo, dinámico y fuerte. El Vinyasa Flow propone una práctica creativa y variada que incorpora elementos del Ashtanga Vinyasa, y trabaja con secuencias divertidas de asanas desafiantes, vigorosas, que desarrollan fuerza, elasticidad, y equilibrio, hacen sudar y aportan numerosos beneficios para el cuerpo y la mente. 

Esta clase culmina con una relajación muy agradecida.